Descripción:

A la hora de asear al caballo, debemos tener en cuenta que es totalmente necesario que el agua no le alcance las orejas.

El agua en las orejas le provocará la pérdida total del equilibrio, pudiendo llegar a desplomarse contra el suelo en el acto.

 

 

 


Todocaballos.com